Vacaciones: Cómo cuidar tu piel del sol

[fa icon="clock-o"] 30 noviembre, 2017

La vida de las personas y la forma en que nosotros cuidamos de nosotros mismos son una de las cosas más importantes que existen en el mundo. La piel es un órgano que recorre todo el cuerpo, y lo que hace es proteger y aislar al organismo del medio que lo rodea. Tiene una función crucial para el funcionamiento total del cuerpo humano y es por eso que debemos sí o sí cuidarla.
CUIDAR LA PIEL1

Y así como cuidamos nuestra piel porque cuidamos nuestra vida, es bueno saber que hay en Falabella seguros de vida que te permiten resguardarnos ante cualquier eventualidad. Un seguro de vida implica una decisión difícil de tomar, y depende mucho de nuestro estilo de vida, pero sea como fuera, es interesante tener en cuenta esta posibilidad para proteger a aquellos que nos rodean.

Ahora bien, las vacaciones implican un momento donde frenamos y nos dedicamos a descansar y consentirnos. Unos salen de la ciudad y otros se quedan disfrutar de la oferta cultural que allí se ofrece, y algunos se instalan a tomar sol… Ahí es donde vamos a tener que tener mucha cautela.

Muchas veces, los cambios de rutina en la alimentación y los lugares que se visitan afectan directamente sobre nuestra piel.

Los factores clave para cuidar la piel

 

La piel es uno de nuestros órganos más sensibles y el que está más expuesto al exterior, por eso es importante la protección.

María Isabel Fuentes, especialista dermatológica explica lo siguiente: “Lucir siempre una piel bella y sana es el sueño de toda mujer; llevar un tono luminoso y con bronceado homogéneo también hace parte de sus deseos estéticos. Preparar la piel de adentro hacia afuera y protegerla para conservarla joven y reluciente durante mucho tiempo son algunas necesidades de toda amante de la belleza”.

Por eso, lo ideal es hacer un trabajo previo. Esto consiste en la hidratación constante, de modo que se evitan manchas o envejecimiento a causa de una excesiva exposición al sol. Hay algunos elementos, como por ejemplo, los rayos solares, la sal del mar y el cloro que afectan enormemente a la piel y hacen que se reseque.

La hidratación, en estos casos es muy importante, sobre todo la que se llama “tópica”, que se aplica directamente sobre el área que nos interesa, con una crema. Si esto se realiza cada vez que se esté expuesto a uno de estos agentes anteriormente mencionados, va a prevenir muchos daños, no solo a mediano plazo, sino también a largo plazo.

Es muy difícil de hacer que las personas sean conscientes al respecto, ya que no podemos ver que estemos haciendo un bien a largo plazo con estos cuidados. Pero es realmente así, aunque no lo sepamos.

La piel, además de encontrarse humectada, debe estar luminosa, es decir que pueda reflejar la luz, que esté brillosa (pero no grasosa). Esto nos va a brindar una protección extra contra la resequedad.

¿Cuál es el secreto para mantener una piel hidratada y luminosa?

 

  • Consumo regular de agua

El agua nos va a brindar una enorme mejoría en la manera en que luce nuestra piel. No solo de forma estética: una mayor hidratación generará un mejor funcionamiento interno en varios niveles.

 

CUIDAR LA PIEL2

Tomar mucha agua es fundamental para nuestra salud. Los especialistas recomiendan tomar alrededor de 2 litros por día, es decir, cuatro botellitas de 500 ml. ¿Estás acostumbrado a tomar tanta agua? También podemos agregarle una pequeña rodaja de limón, para que no se vuelva monótono, y porque el limón también tiene enormes beneficios para el cuerpo.

 

  • Evitar los excesos de azúcar y sal

 

Algunos especialistas dicen que el consumo excesivo de azúcar y de sal puede convertirse en veneno para el cuerpo. Estos dos ingredientes que agregan sabores únicos a nuestras comidas están directamente relacionados con los problemas de inflamación o retención de líquidos.

 

  • Dieta

La dieta de comidas apropiada incluye antioxidantes como los vegetales verdes, pescados y frutas. Estas con mucho contenido ácido no son recomendables, ya que aceleran el proceso de pigmentación de la piel.

 

  • Bloqueador solar

Es preciso, una vez que se está expuesto directamente al sol, utilizar un bloqueador solar con un factor alto, además de usar sombrero y anteojos.

 

  • Productos que aceleran el bronceado

Si utilizamos estos productos, una vez que ya tengamos un poco de color, y nunca de manera directa, aceleraremos el proceso de bronceado y así podríamos estar menos tiempo expuestos al sol.

 

  • Distintos tipos de tratamientos

Hay algunos tratamientos que se hacen en cabina que también son muy buenos y convenientes porque proporcionan a la piel un nivel muy alto de hidratación, propicia para la temporada de vacaciones.

Hay otro tipo de tratamientos, como los peeling agresivos, láser o cualquier otro procedimiento que produzca fotosensibilidad, que no son recomendables antes de tomar sol. De esta manera, evitamos poner en riesgo a nuestra piel. Estos tratamientos se pueden hacer en otro momento del año, quizás en invierno, cuando nos encontramos más resguardadas de los fuertes rayos del sol.

Adicional: seguros de vida

 

Ahora que cuidamos la piel ante posible daño solar, ¿a qué otros riesgos estamos expuestos? A la hora del cuidado personal es muy importante tener en cuenta que sacar un seguro de vida puede proporcionar una tranquilidad sin igual para el entorno. Es por eso que podés entrar a este link para ver cuáles son las condiciones y las formas en que te conviene conseguir un seguro. ¡Cuidá a tu familia con un seguro de vida!


cotizar-seguro.jpg
COTIZAR AHORA
novedades-y-promociones-banner.jpg
SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones

Las más leídas

SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones

SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones