Categoría: Tips y Consejos

Protectores solares y cuidados de la piel: claves para protegernos del sol

[fa icon="clock-o"] 9 enero, 2018

Mallas, bikinis, toallas, reposeras, lentes y, por supuesto, protectores solares: ¡ya estás listo para disfrutar del sol y de la playa!. El verano ya está acá. Otra vez los doce meses del año se nos pasaron por adelante como vuelo de pájaro y las vacaciones están, afortunadamente, pisándonos los talones.Cuando nos damos cuenta, ya estamos preparando la valija para ese merecido viaje, el mate y las ojotas para la pile con amigos, la bebida fría y la reposera para la terraza al atardecer.
Cara mencegah kulit hitam di pantai

Pero para disfrutar de todo esto tenemos que estar protegidos y, sobre todo, tener un especial cuidado si las vacaciones incluyen niños, porque, como es sabido, el sol en verano aumenta el riesgo de perjudicar nuestra piel, el órgano más grande de nuestro cuerpo.

Vamos a repasar algunos de los hábitos más saludables con relación al cuidado de nuestra piel y la de nuestros seres queridos.

 

 

Medidas de seguridad para protegernos del sol

Sabemos que no debemos exponernos al sol durante las horas de mayor temperatura y sabemos también que esta exposición le hace mal a nuestro cuerpo. ¿Pero sabemos por qué?

Los rayos ultravioletas (UV) son los causantes de los problemas que nos produce la exposición solar. Estos son tipos de radiaciones que no se ven y que dañan la piel y las células de manera acumulativa, permanente e irreversible. De hecho, el bronceado tampoco se considera saludable y es menester aclarar que el sol nos puede hacer daño en cualquier estación del año.

Los rayos ultravioletas, a su vez, se dividen en rayos UVA, los cuales causan, entre otras cosas, el envejecimiento prematuro, y los UVB que penetran menos la capa de ozono, pero son más reflejantes; estos últimos son los causantes del ardor, dolor y generación de ampollas en nuestra piel.

 

Entonces ¿cómo podemos protegernos?

De acuerdo a la Campaña Nacional de Prevención del Cáncer de Piel, algunos hábitos saludables a tener en cuenta son los siguientes:

  • Mantenerse bajo la sombra: si estamos al aire libre, es fundamental que busquemos un árbol o una estructura que nos proteja del impacto directo de los rayos del sol. Si vas a la playa, ¡no te olvides la sombrilla!
  • Utilizar ropa y accesorios adecuados: adentro del bolso playero, llevá sombreros, gorros o pañoletas ¡Hay de infinitos colores y formas para que elijas el que más combine con tu estilo! Tampoco dejes en casa los lentes de sol y asegurate de que cuenten con filtro para radiación ultravioleta.
  • No exponer al sol a los niños menores de un año ¡Mantené a tu bebé siempre a la sombra!
  • No exponerse al sol durante las horas en las cuales las temperaturas son más intensas y los rayos ultravioletas causan más daño. De 10:00 a 16:00 hs. es sumamente recomendable quedarse en un espacio cerrado.
  • No es necesario que el sol nos dé directo en la cara para que nos haga daño. Las nubes también dejan pasar los rayos solares, y el reflejo en la arena y la sal del mar aumentan su efecto. Así que, por más que esté nublado, seguí estos hábitos saludables.
  • Usar siempre protector solar.

 

Protectores solares: ¿cómo debemos utilizarlos?

Los protectores solares forman parte del ABC sobre hábitos saludables durante el verano y son una herramienta infaltable para cuidar nuestra piel. ¿Cómo debemos usarlos?

 

Cuidarse-sol

 La Campaña Nacional de Prevención Contra el Cáncer de Piel recomienda utilizarlo de manera abundante y colocarlo sobre la piel media hora antes de la exposición solar. Es importante que te acuerdes, entonces, ponerte el protector un rato antes de salir de tu casa y no una vez que ya estés en la playa o en la pileta.

También es importante que el factor de protección solar (FPS) sea mayor a quince ¡Pero no en todos los casos! Esto depende del fototipo, es decir, del tipo de asimilación que tenga tu piel con los rayos del sol.

Por ejemplo, si tu piel es sensible, pasás del blanco al rojo sin nunca llegar al bronceado y tu apodo cuando eras chico era “palito de la selva”, no dudes en comprarte un protector solar cuyo factor de protección sea mayor a treinta.

Otra cuestión a tener en cuenta es que el protector solar no dura para siempre. Una vez que lo utilizaste, debés renovarlo cada dos horas. Y es fundamental también cubrir toda la piel expuesta con el producto.

 

 

¿Qué tipo de protector solar debemos elegir?

Ya sabemos que si somos de piel sensible debemos utilizar un protector solar con un factor de protección mayor a treinta. ¿Pero cómo elegir todo lo demás? Los protectores vienen en un amplio espectro de marcas, tipos y modos de aplicación. ¿Cuál nos conviene?

En relación con tipo de aplicación, el protector en spray es tentador porque presenta una manera muy fácil de utilizar. Pero no es la más efectiva. De hecho, no es recomendable para niños, ya que es probable que inhalen sus ingredientes nocivos durante la aplicación. Asimismo, el protector en crema es más efectivo, ya que la piel absorbe mayor cantidad de producto y es más fácil llegar a cubrir toda la superficie de manera uniforme.

De acuerdo con el factor, además de que para los niños y los adultos con piel sensible lo ideal es un protector cuyo FPS sea mayor de treinta, no se recomienda de la misma manera los que exceden los cincuenta, ya que su efectividad es la misma y suelen ser más caros.

En cambio, para aquellas personas que tienen un fototipo de alta capacidad para defenderse del sol —aquellos de piel morena que se pigmentan con facilidad y que muy difícilmente se lesionan con la exposición solar— pueden utilizar un protector de FPS de quince.

Y ahora sí, ¡a disfrutar del verano y del sol sin preocupaciones!


cotizar-seguro.jpg
COTIZAR AHORA
novedades-y-promociones-banner.jpg
SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones

Las más leídas

SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones

SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones