<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=1921519524772407&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Categoría: Tips y Consejos

La dieta mediterránea reduce el riesgo de cáncer de mama hasta un 40 %

[fa icon="clock-o"] 2 febrero, 2018

Podemos disminuir el riesgo de cáncer de mama. Los últimos avances científicos dictaminaron que la dieta mediterránea reduce el riesgo de cáncer de mama hasta un 40%. Por eso te invitamos a conocer todo lo que necesitás sobre la dieta mediterránea, sus comidas y cómo cambiar tus hábitos alimenticios.
null

Un estudio con relación al cáncer de mama fue realizado por los investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública. Se evaluaron a más de seis mil mujeres y las diferentes dietas que llevaban a cabo. Una vez definidos y categorizados los distintos tipos de dieta que cada grupo hacía, se monitoreó a estas mujeres durante aproximadamente diez años.

Gracias a estos controles, se llegó a la conclusión de que existe una fuerte relación entre la dieta mediterránea y la reducción de un receptor de estrógeno negativo dentro del cáncer de mama. E incluso se notó un mejoramiento de la salud progresiva en las seguidoras de dietas mediterráneas.

Esperemos que esta nota te sea de gran ayuda, y que, cuando termines de leerla, decidas dar este gran paso hacia una mejor calidad de vida.

 

Los riesgos de una dieta típicamente “occidental”

 ¿Alguna vez probaste ir anotando diariamente qué es lo que comés? Quizás suene un poco descabellado a primera vista, pero es útil para analizar tu alimentación diaria. Muy difícilmente, a menos que estés siguiendo alguna dieta, seas una persona que consuma más verduras que carnes. E incluso no te imaginarías la vida sin el pan o el queso, imprescindibles para los argentinos.

 

null

 Unos estudios sobre cuestiones de salud realizados por la AECC reconocen que más del 60 % de la población no es consumidora diaria de frutas e incluso de verduras. Asimismo, la mayoría de los argentinos consume muchas más harinas, panes, carnes grasas y embutidos que en el resto del planeta. Y a esto se le suma que más del 75 % no suele realizar actividad física con regularidad.

Dentro de lo que es una dieta de patrón occidental, se incluyen a todas aquellas personas que consuman una gran cantidad de productos lácteos grasos. Así como también consumidores de granos refinados y de carnes procesadas. No hay que olvidar los dulces y los azúcares, las bebidas calóricas y la “comida chatarra” o Fast Food.

Todos los seguidores de este tipo de dieta presentan una mayor cantidad de enfermedades que aquellos usuarios de dietas mediterráneas. Cuentan con una propensión mayor a obtener diversos tipos de cáncer, incluidos el cáncer el de mama, el de próstata o el de estómago. Hasta suelen sentirse mucho más abatidos y agotados que aquellos que siguen otro tipo de dieta.

 

La dieta mediterránea: de qué se compone

 La dieta mediterránea se basa en los estilos de alimentación de algunos países del Mediterráneo, de ahí su nombre, por supuesto. Es mucho más que una pauta nutricional, es un estilo de vida acompañado de un plan de alimentación.

 

null

 En el plan alimentario de esta dieta, la principal base es reducir las grasas propias del consumo de carnes y de embutidos. Además, se busca la reposición de los carbohidratos de la mayoría de las harinas por verduras y legumbres no refinadas. Así como también un mayor uso de las carnes blancas, el pescado y las frutas en la comida del día a día.

Esta forma de vida también busca promover la utilización del aceite de oliva en las comidas, ya que gracias a su ácido oleico y sus grasas de origen vegetal contiene un alto contenido de Vitamina E. Aparte, este tipo de aceite disminuye el riesgo de padecer obstrucciones en las arterias gracias a su alto contenido en carotenos. ¡Eliminá la manteca y los otros aceites de tu vida!

Te invitamos a leer esta otra entrada de nuestro blog: 120 minutos de ejercicio a la semana reduce el riesgo de cáncer de mama.

 

Por qué cambiar la alimentación

 A raíz de las diversas investigaciones, fue posible arrojar luz sobre los comportamientos del cuerpo humano en reacción a los alimentos que recibe. No hay que olvidarse de que el cuerpo humano no deja de ser un macrobioma, lleno de pequeños organismos que viven en él. Estos organismos son los encargados de que todo el cuerpo funcione correctamente.

Y para que el cuerpo funcione correctamente, es necesaria una alimentación que lo acompañe, al igual que un ritmo de vida que lo estimule. Así que, si deseás sentirte bien y continuar tus días con toda la energía posible, quizás lo mejor sea que comiences a plantearte cambiar de dieta. ¡Con solo unas pequeñas modificaciones en tu vida ya vas a empezar a notar la diferencia!


cotizar-seguro.jpg
COTIZAR AHORA
novedades-y-promociones-banner.jpg
SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones

Las más leídas

SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones