Categoría: Hogar y Familia

Hábitos para prevenir accidentes en la cocina

[fa icon="clock-o"] 17 enero, 2017

Uno de los dichos más antiguos es aquel que dice “el hogar es el lugar más seguro”, pero si no sos vos quien toma cierta cautela y lo convierte en uno, puede transformarse en una trampa mortal.

175591410204295.jpg

No es para asustarte, solo es cuestión de que adoptes sencillos hábitos de precaución, en especial si sabés que sos una persona despistada. Usar un simple cronómetro puede serte útil, sobre todo si te preocupa que algo te distraiga de lo que cocinás. Los accidentes más usuales son las quemaduras y los golpes o caídas, y evitarlos no es tan difícil como te imaginás por eso existen los seguros de hogar en caso de cualquier accidente.

Cuidando a los más chicos

Los accidentes domésticos son una de las principales causas de lesiones infantiles, y la cocina es uno de los lugares en donde ocurren con frecuencia. Si tenés hijos, establecé reglas de la cocina básicas para evitar lesiones cuando estés cocinando. Lo ideal sería que no les permitieras a los chicos entrar en la cocina, al menos cuando se está cocinando.

Diseñar una zona en la que ellos puedan estar, también es buena opción. Muchos accidentes ocurren debido al mal diseño de la cocina, además de su mantenimiento o los errores que cometes al cocinar. Sé constante poniendo límites y tus hijos te tomarán en serio.

Andá tomando nota de los tips para cuidarte a vos y a los chicos de los accidentes en la cocina. Sobre todo tené en cuenta que hay dispositivos especiales que podés instalar, como cierres de seguridad para el horno y los cajones.

Evitar accidentes con objetos peligrosos

Los cajones que contengan elementos punzantes y cortantes siempre tienen que estar cerrados y trabados, no deben estar en ningún momento abiertos o sin su traba de seguridad ya que ese es el tipo de descuido que necesita un niño para lastimarse.

Contra todo lo imaginable, un cuchillo sin filo es mucho más peligroso que uno súper afilado. La razón es sencilla: si no corta bien, vas a tener que hacer más fuerza sobre estos siendo más propensos a deslizarse y cortarte. Mantené tus cuchillos afilados con una chaira o una piedra de afilar.

El bloque para cuchillos, más común en otros países o en cocinas más espaciosas, es más seguro para tus hijos y para vos que almacenarlos en un cajón. Adoptá el hábito de regresar dichos artículos a su lugar seguro sea cual fuere el que elijas y nunca los dejes a mano.

Disposición de los aparatos electrónicos

Lo mejor es que posiciones los aparatos electrónicos al medio de la mesa o mesada y no en los bordes. Los cables no pueden estar colgando ya que los niños podrían tirar del cable haciendo que caigan al piso en el mejor de los casos.

Los enchufes tienen que estar en buenas condiciones y uno tiene que estar acostumbrado a secarse bien las manos antes de manipular cualquier cable.

El electrodoméstico que mayor cuidado requiere es el microondas. Hay que tener especial conocimiento del material de los recipientes que se meten dentro y evitar los de tamaños mayores que no le permitan girar a la base. Si metés una bandeja metálica, en segundos tenés un agujero en la tapa del aparato, y probablemente le siga un incendio. El truco más conocido es el del huevo: nunca hay que ponerlo sin haberle hecho un agujerito. Sino, puede explotar y quemarte.

Elementos tóxicos en la cocina

Lavar bien los alimentos no alcanza para evitar intoxicaciones. Una de las más frecuentes es la contaminación cruzada con la bacteria Escherichia coli, que se da al mezclar durante una misma preparación los utensilios que usaste para la carne cruda con vegetales que se servirán frescos. Nunca mezcles ni la tabla, ni los recipientes, ni los cubiertos.

El tacho de la basura debe estar en algún lugar inaccesible a que los chicos corran riesgo de intoxicarse o cortarse con su contenido.

Todos los productos que sirven para la limpieza poseen un alto grado de toxicidad, por lo que bajo ninguna circunstancia o excusa debemos dejarlos (ni por unos segundos) al alcance de los niños o incluso de personas mayores con desgaste mental. También las puertas de donde los guardes podrían contar con un cierre seguro, estén donde estén. Su ingesta causa daños irreversibles que en la mayoría de los casos terminan en la muerte.

Evitar incendios en la cocina

Más allá de los daños materiales que pueda causar un incendio, lo más importante es que generalmente en todos también hay daños en las personas, y algunos son irreparables. Los incendios que comienzan en la cocina son debido a descuidos y desatenciones EVITABLES.

Seguros Falabella te ofrece cobertura contra incendios con diversas aseguradoras, cada una te brinda beneficios diferentes. Prestá mucha atención de lo que cubre y lo que no cubre cada empresa y cuando las compares, vas a ver que algunas son más o menos completas respecto a las pérdidas en este tipo de siniestros. Será decisión tuya elegirla a tu conveniencia teniendo en cuenta los peligros con los que convivís.

Creá un espacio propicio

Solemos estar acostumbrados a diversos objetos inflamables, estos sencillamente debemos colocarlos a una distancia prudencial de la fuente de calor.

El desorden es peligroso en la cocina, así que todo tiene que tener su lugar. Si no tenés espacio suficiente, podés ubicar el equipamiento que no uses en otro lado y deshacerte de los artículos innecesarios.

Es ideal que haya ventanas en la cocina para una mejor iluminación. Si éstas tienen cortinas y están cerca de las hornallas, podés buscar otra opción para decorar ese ambiente y/o principalmente cerrar siempre las ventanas al cocinar. El aire aviva el fuego, haciéndolo más grande e intenso, además de que puede acercar las cortinas u otro elemento liviano (servilletas de papel o algún envoltorio) hacia las hornallas.

¿Cómo pudo pasar?

  • Seguramente nunca imaginaste que te iba a pasar a vos. Por más que te creas la persona más segura y prudente sobre la tierra, es clave que cuentes con un kit de primeros auxilios.
  • En la Dirección de bomberos más cercana van a decirte qué extintor te conviene adquirir para tener a mano en casa. Guardalos en algún lugar lejos de los muebles de la cocina, ya que ahí es donde más los vas a necesitar y las llamas impedirían que los puedas agarrar.

Importante: no esperes a tener un incendio en la cocina para recien leer las instrucciones de uso del extintor, asegúrate de leerlas a la hora de comprarlo. Acordate de que el fuego se apaga tapandolo con un trapo o arrojándole abundante harina. Evitá el agua, porque puede haber electricidad.

Qué hacer si se incendia la olla o el horno

Si se vuelca aceite o grasa hay que limpiarlos de inmediato ya que estos productos se encienden con facilidad. Si una sartén u olla con aceite caliente toma fuego, no debemos tratar de apagarla con agua porque haríamos mayor el problema. Lo mejor es taparla y dejar que se consuma el oxigeno, de esa forma se apagará el fuego.

Si el horno se prende fuego, debemos cerrar de inmediato la puerta y la llave de paso del gas, y si ocurre lo mismo con el microondas u horno eléctrico, seguimos los mismos pasos: cerrar la puerta y desenchufar el artefacto.

Cuidados básicos

  • Las ollas siempre deben estar con los mangos hacia adentro de la cocina, apuntando hacia la pared. Si la manija queda ubicada fuera de los anafes, la enganchás sin querer y se te cae encima tuyo o de alguna otra persona.

  • Cuando manipules los repasadores sobre las hornallas, procurá tenerlos enrollados en la mano para que no toquen el fuego y se prendan.
  • No dejes repasadores cerca de las hornallas y usá guantes para horno adecuados con aislamiento, no un trapo de cocina. Los guantes son una mejor opción que las agarraderas para transportar cosas debido a que te dan mejor movilidad.

Evitá maniobras arriesgadas

Si te apurás te lastimás. A veces tenés las cebollas listas al fuego, y no podés abrir la lata porque no encontrás el abridor. ¡Que no se te vaya ocurrir intentar hacerlo con el cuchillo! Paciencia y método: sacá la sartén del fuego y buscá con tiempo.

Si tenés que sacar la fuente del horno, hacelo después de liberar correctamente un espacio para apoyarla. No estés nunca haciendo malabares con comida caliente. Mismo a la hora de colar algo, usá un colador o escurridor, usar la parte superior para contener lo que estás cocinando puede liberar el vapor o el agua quemándote y dejando caer la olla.

Así vas a evitar accidentes típicos y a veces graves. Quemarse con los líquidos calientes de la cocción es una de los más comunes y que dejan en un gran porcentaje secuelas estéticas. En el ranking de las quemaduras, la de aceite hirviendo ocupa el 1er puesto.

Está bien ser precavido

Bajo ninguna circunstancia te vayas de casa dejando algo en el fuego, y siempre que salgas (así como por las noches) lo correcto sería que cierres la llave de paso del gas o los tubos.

Nunca cuelgues cosas cerca de las fuentes de calor, ya que al agarrarlas podés quemarte la ropa. Por esto no se aconseja utilizar prendas demasiado sueltas o de mangas anchas.

Por último, es común que durante la preparación uno beba alguna copita de vino. Si tomaste mucho, mejor abandoná la cocina y dejá que otro se ocupe, porque las posibilidades de meterte en problemas aumentan mucho. Si hay un test de alcoholemia para conductores, ¿por qué no hay uno para cocineros hogareños? Si la cosa sube de tono, mejor ser precavidos asegurá tu casa nuestros seguros de hogar. Parece una tontería, pero no lo es.

Es mejor estar siempre preparados. En caso de que todos estos consejos no sean suficientes, las compañías que trabajan con Seguros Falabella no solo ofrecen seguros contra incendios sino también de vida y accidentes personales, con un costo mínimo y de enorme ayuda en casos inesperados.

cotizar-seguro.jpg
COTIZAR AHORA
novedades-y-promociones-banner.jpg
SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones

Las más leídas

SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones

SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones