<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=1921519524772407&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo disminuir gastos en gas

[fa icon="clock-o"] 22 febrero, 2018

A todos nos concierne la economía familiar: cómo disminuir gastos en gas, luz y agua es una preocupación que está presente en nuestra vida cotidiana. Porque, además, nos esforzamos muchísimo en cuidar a nuestras familias y nuestro hogar ¿O acaso no cuidamos nuestra casa de robos? ¿No cuidamos a nuestros niños? ¿No buscamos formas diversas, como los seguros de hogar, para proteger nuestros bienes más preciados?

 

gas1 

Disminuir los consumos de los servicios básicos es otra manera de cuidar la economía de nuestro hogar, nuestra familia y, como si fuera poco, también de cuidar al planeta.

¿Pero cómo podemos hacer? ¿Cómo disminuir gastos en gas? Te dejamos acá algunos consejos útiles para ahorrar gas y convertirnos en consumidores responsables.

Como disminuir gastos en gas: cambios de hábito hacia el consumo responsable

Lo principal para ahorrar en nuestra factura de gas es tomar conciencia de que nuestro consumo debe ser responsable. Este cambio de hábito nos servirá no solo en relación con nuestros servicios básicos y sus respectivas facturas, sino también para todo lo que rodea al consumidor.

De acuerdo con Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el consumo responsable es una forma de consumir bienes y servicios teniendo en cuenta no solo la relación precio/calidad, sino también el impacto social y medioambiental. Se trata de incluir una dimensión ética, ecológica, social y solidaria al modo en que consumimos los productos y servicios cotidianos.

Una vez que tenemos en cuenta esta noción, ya podemos empezar a cambiar nuestros hábitos y costumbres para cuidar nuestro bolsillo y nuestro planeta. Por eso te dejamos estos tips para ahorrar en nuestro consumo de gas.

La calefacción

 

En ciertos hogares, la calefacción representa el mayor consumo de gas. Cuando el invierno se acerca y la temperatura baja, la estufa y los calefactores aparecen como la mejor opción. ¡Y quizás lo sean! La cuestión está en utilizarlas de modo eficiente.

Por empezar, no es necesario que andemos descalzos y en camiseta durante el invierno. La temperatura ideal dentro del hogar durante el día ante temporadas de frío es entre 18° y 21°.

También es importante que las habitaciones a calefaccionar sean aquellas en donde haya personas. Las habitaciones vacías es preferible mantenerlas sin calefacción y con las puertas cerradas.

 

gas2

A su vez, es necesario realizar un mantenimiento periódico de los artefactos de calefacción para que estos funcionen óptimamente. Esto sirve no solo para ahorrar en la factura de gas, sino también para cuidar tu salud y la de tu familia.

Asimismo, durante el día, lo ideal es mantener las cortinas abiertas para que entren los rayos de sol y la temperatura aumente de manera natural. Por el contrario, a la noche es preferible mantener las puertas y ventanas cerradas herméticamente.

Además, los pilotos de los artefactos que no se utilicen deben permanecer apagados. ¿Sabías que, de acuerdo con el Ente Nacional Regulador de Gas (ENARGAS), los pilotos encendidos de los aparatos hogareños representan un 5% del consumo total de gas?

Otro dato a tener en cuenta es que el termostato de los artefactos proveedores de calor funciona para regular la temperatura. Como dijimos, si no se van a utilizar, lo mejor es apagarlos. Pero, si el objetivo es enfriar un poco un ambiente, es conveniente utilizar estos termostatos para bajar la temperatura, ya que, si se abren puertas y ventanas, la habitación se enfriará en exceso y luego costará mucho más climatizarla.

Recordá también calefaccionar los ambientes una vez después de haberlos ventilado. Esta es una precaución fundamental para evitar accidentes con monóxido de carbono.

Agua Caliente

 

El agua caliente es otra de las vías por las cuales consumimos gas. Hay que tener en cuenta que el uso en exceso implica un derroche de ambos recursos naturales.

En principio, hay que reducir el gasto de agua caliente a lo estrictamente necesario. Por ejemplo, para lavar los platos no se debe mantener la canilla de agua caliente corriendo. Se puede calentar una pava en una hornalla pequeña, lavar con agua fría o abrir y cerrar la canilla en función del agua que se necesite.

Si se está pensando en cambiar de calefón, es fundamental elegir los de Clase A, los cuales ahorran el consumo pasivo. Lo mismo sucede con los termotanques: siempre es mejor elegir los de Clase A. Quizás sean más costosos, pero a la larga significarán un ahorro importante.

A su vez, la ducha es el uso de agua que más gas consume. Se debe ser consciente con la duración del baño y tratar de reducirlo al menor tiempo posible.

Por último, la regulación de los termotanques y los calefones a una temperatura prudente son un gran ahorrador de gas.

La cocción

 

¿A quién no le gusta comer algo bien calentito en invierno? Es uno de los grandes placeres de las épocas frías. Sin embargo, es fundamental tener en cuenta algunos tips para modificar nuestros hábitos en la cocina y, de esta manera, ahorrar en nuestro consumo de gas.

Si se va a utilizar el horno, no se debe abrir su puerta en exceso, ya que pierde demasiado calor. Hay que acostumbrarse a abrirla lo justo y necesario.

Si se va a cocinar con ollas, estas deben estar tapadas. A su vez, las hornallas deben ser utilizadas en función de su tamaño: si sobra llama alrededor del recipiente, es porque se está consumiendo calor en exceso.

También es importante tener diferentes utensilios para diferentes tipos de cocciones: si se los utiliza para lo que fueron diseñados específicamente, se tendrá una cocción mejor y más eficiente.

¿Te pareció útil este artículo? ¡Conocé más tips y consejos sobre cuidados de tu hogar y otras temáticas en el Blog de Seguros Falabella!


cotizar-seguro.jpg
COTIZAR AHORA
novedades-y-promociones-banner.jpg
SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones

Las más leídas

SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones