<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=1921519524772407&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo aislar tu casa del frío

[fa icon="clock-o"] 6 marzo, 2018

El invierno está a la vuelta de la esquina y te preguntás cómo aislar tu casa del frío. Te preocupa, en primer lugar, el uso excesivo de energía, ya que repercute tanto en tu factura como también en el medio ambiente. Además, cuidás a tu familia y tu hogar todo el año: cuidás que tus niños no corran riesgos dentro de tu casa, cuidás que tu casa no corra riesgos cuando queda sola, cuidás tanto de tu casa que pensaste en contratar un seguro. ¿Cómo no vas a cuidarla también de las bajas temperaturas?

 

image (2)

 

A pesar de las tarifas, aún podés mantener tu casa calentita, a tu familia protegida de las inclemencias del clima y ser, a la vez, un consumidor responsable. ¿Cómo? Aprendé en esta nota todos los detalles sobre cómo aislar tu casa del frío.

Cómo aislar tu casa del frío y no consumir energía en exceso

Cuando pensamos en el invierno, se nos viene a la cabeza la imagen de una estufa a leña chisporroteando dentro de nuestro hogar, un sillón cómodo, una manta y una taza de té o café en la mano.

El problema surge cuando el frío es excesivo y no podemos calefaccionar adecuadamente nuestro hogar o calefaccionarlo cuesta muchísima energía y por lo tanto, dinero.

Además, nuestro hogar es el espacio en donde más tiempo pasamos en invierno. ¿O alguien pasa más horas en los parques y las plazas que en la comodidad de su propio hogar cuando los gorros, las bufandas y los guantes se apoderan de nuestro guardarropa?

¿Qué hacer en esas circunstancias?

No tenemos que desesperar, ya que existen distintos tipos de aparatos diseñados para climatizar los espacios cerrados. Algunos funcionan a gas y otros, como los climatizadores frío/calor, funcionan a energía eléctrica.

¿Cuál nos conviene usar? Esto dependerá ante todo de nuestras posibilidades. Pero si podemos realizar una inversión, lo ideal es hacer un cuadro comparativo sobre los gastos que requeriría un sistema de calefacción eléctrico o de gas natural, por ejemplo, y elegir el más barato.

En este caso, si bien la instalación del gas natural es costosa, es, en realidad, una inversión a largo plazo.

Asimismo, existen numerosos trucos para calefaccionar el hogar sin gastar energía. ¿Cómo? Por ejemplo, aprovechando de la mayor fuente de calor que contamos los seres humanos: el sol.

Si se abren las ventanas durante cinco minutos (diez si son muy pequeñas) y se deja entrar el sol, se estará ganando una pequeña batalla contra el frío. A su vez, es importante zonificar nuestra casa cerrando las puertas de los lugares que no ocupamos, para que el calor no se escape. Además, es fundamental que cuando el sol esté dando a nuestras ventanas, las mantengamos cerradas, pero sin ningún elemento que se interponga a los rayos de luz y calor.

No olvides poner alfombras en todas las habitaciones, ya que el suelo es el elemento de la construcción que más energía pierde. A través de una alfombra se podrá, por el contrario, mantener el calor de una habitación.

 

image (3)

 

¡Pero esto no es todo! ¡Seguí leyendo para conocer tips y consejos sobre cómo aislar tu casa del frío!

El techo

Si queremos empezar a reconstruir nuestra casa para aislarla de las bajas temperaturas, lo primero que tenemos que mirar es el tejado. ¿Sabías que el 30% de la temperatura de nuestro hogar se esfuma a través del techo? Con lo cual, si se lo aísla correctamente, se puede ahorrar el mismo porcentaje en energía para climatizar.

Lo más recomendable es buscar un material aislante que sirva tanto para el invierno como para el verano y, de esta manera, matar dos pájaros de un tiro. ¿Qué material puede ser? Por ejemplo, el poliestireno excluido, cuyas placas, en nuestro país, pueden conseguirse de diferentes tamaños a través de Mercado Libre.

Otra opción es la lana mineral que, si se la coloca de manera correcta, también puede aislar los espacios cerrados del ruido.

Las paredes

Si además de aislar el techo, hacemos un buen trabajo de reforma térmica en las paredes, ¿te imaginás cuánto se abarataría la factura mensual de electricidad o de gas? Es que a través de los muros de una casa se escapa el 25% del calor.

En el caso de las paredes, las reformas pueden hacerse tanto desde dentro del hogar como desde fuera. Desde el exterior es quizás más efectivo, pero también más difícil. En cambio, desde el interior es más asequible como así también menos costoso, ya que se detectan los puntos débiles de la vivienda y se aíslan solamente esos.

Las ventanas

Son los ojos de nuestra casa y amamos tenerlas abiertas de par en par en verano, cuando cae el sol. Pero ¿y en invierno?

Como dijimos anteriormente, es menester abrirlas durante cinco minutos en horarios donde el sol apunte directamente para que la casa se ventile y permita entrar los rayos de sol. También es importante que las cortinas no estorben la entrada del sol.

Ahora bien, durante la noche es fundamental mantenerlas aisladas herméticamente para que no entre el frío o, mejor dicho, no se escape el calor.

¿Cómo? Hay muchísimas formas, como sellarlas con masilla o siliconas. Una excelente opción, aunque menos económica, es instalar ventanas con doble acristalamiento, ya que ahorran hasta un 50% de calor.

¡Esperamos que estos tips y consejos te hayan sido de ayuda!


cotizar-seguro.jpg
COTIZAR AHORA
novedades-y-promociones-banner.jpg
SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones

Las más leídas

SUSCRIBITE
icono-sobre.png

y enterate de nuestras novedades y promociones